La vida de Maruja

Queremos expresar la dificultad que tiene el periodo de adaptación de una persona a una residencia de mayores y para ello, que mejor que contar un caso real, en este caso el de Maruja. Su caso es muy complejo porque cuando vino tuvo que dejar su casa donde vivía de manera independiente desde hacía muchos años. Pero “después de la tormenta siempre viene la calma” y ahora solo hay que verla en el centro o hablar con ella cuando nos dice que ella de aquí no se va nunca o cuando dice que los auxiliares parecen sus nietos, se va a tomar café con ellos o por las mañanas les sale a recibir con dulces. Aquí además ha encontrado varias amigas, con las que va a las actividades, a misa y hablan de sus cosas. Al final, en casos como el de ella se refleja como los centros de mayores son lugares llenos de vida y donde aún queda mucho por vivir.