Como la vida misma

El corto se llama ” Casas para vivir… como la vida misma”. La idea que trata de transmitir es que en nuestros centros, trabajando con el modelo de atención centrada en la persona, dentro de las casas para vivir, creamos un ambiente muy similar al de cualquier casa y cualquier familia en el día a día. Las situaciones que se producen, las interacciones entre residentes y entre residentes y profesionales no son diferentes de las que se podrían producir en la vida de cualquier persona que estuviera viviendo en su domicilio. Tomar un café con un amigo, jugar a las cartas, dar un paseo y charlar de nuestras aficiones, cocinar…, son cosas del día a día que no desaparecen por el hecho de ingresar en una residencia y pueden seguir siendo parte de nuestras rutinas. Es por esto, que repetimos la secuencia en la calle, en una vivienda, en un bar y en diferentes espacios del centro. Las dos escenas grabadas con los profesionales del centro buscan también reflejar dos momentos que podrían darse en el día a día de alguien que vive en su domicilio, con un familiar o en la peluquería del barrio… Porque vivir en uno de nuestros centros lleva a vivir situaciones… como la vida misma.